RSS

Bolas japonesas de barro: Hikaru Dorodango


Su nombre técnico es “Hikaru Dorodango”, y son unas bolas que tras su acabado, si se hace correctamente, quedan completamente cristalinas.

Paso a paso:

¿Cómo se crea?

Paso 1:
Primeramente debemos encontrar la tierra con la que queramos hacer nuestro dorodango, es importante la textura, composición y color, ya que una tierra muy granulosa nos dará una textura rugosa, que también podrá interesarnos, pero no será posible hacer un acabado brillante; así mismo una tierra muy arcillosa será muy problemática ya que tiende a agrietarse al secarse y el color determinará la tonalidad de nuestra obra.
Primeramente mezclaremos una parte de la tierra con agua, poco a poco hasta obtener una consistencia similar a la masa, pegajosa y que no tienda a formar grumos. La cantidad necesaria de agua variará en función de tipo de tierra, así que lo mejor es ir añadiendo agua poco a poco.


Paso 2:
1aVamos a crear el núcleo del dorodango. Cogemos un puñado de barro y le damos forma esférica con las dos manos, exprimiendo suavemente la mayor cantidad de agua de la bola. Intentaremos darle la forma esférica lo más perfectamente posible, agitándola suavemente, ya que las vibraciones harán que se igualen las irregularidades. Al hacer esto, las partículas arcillosas se irán concentrando en la superficie, formando una capa cada vez más lisa lo cual nos ayudará en el resto del proceso. Continuar este procedimiento hasta notar que la bola se vuelve pegajosa al tacto. Vídeo de este paso.


Paso 3:
3c2b Comenzamos a crear la cápsula. Para ello cogemos un puñado de la tierra que tenemos reservada y la espolvoreamos por toda la superficie de la esfera; con el pulgar vamos barriendo el exceso de tierra mientras la hacemos girar en el hueco de la mano, si usamos la base del pulgar para esta tarea (tal y como explica Kayo) el resultado será mejor y más uniforme. La tierra que vayamos añadiendo absorberá rápidamente la humedad de la superficie de la esfera, por lo cual debemos tener cuidado en este proceso para que no nos aparezcan grietas, así mismo acabaremos de pulir cualquier imperfección que encontremos en la esfera. Vídeo de este paso.

Paso 4:
5e Meteremos la bola en una bolsa de plástico para propiciar la condensación de la humedad en la superficie. Antiguamente esto se hacía dejando reposar la bola en un sitio fresco a la sombra, y era muchísimo más lento. Una vez colocada la bola en la bolsa de plástico la dejaremos unos 20 minutos (al principio será bastante menos tiempo) sobre una superficie blanda (un trapo, por ejemplo) para evitar que se forme una parte plana en su superficie, algo que no es deseable. Pasado este tiempo veremos que la superficie de la esfera vuelve a estar húmeda. Retirar la bola de la bolsa con mucho cuidado y repetir el paso 3 de nuevo. Hay que repetir este procedimiento varias veces (paso 3 y paso 4) hasta que notemos que la bola esta ya dura. Si vemos que ya tarda demasiado en humedecerse la superficie de la bola cuando la ponemos en el plástico (o si tenemos mucha prisa por terminarla) podemos introducirla en la nevera, lo cual acelerará considerablemente la condensación, con el peligro de que se encharque la parte inferior y se empiece a deshacer la bola, por lo cual esto solo es recomendable cuando ya se esté muy cerca de terminar esta etapa. También si en este paso sellamos bien la bola con, por ejemplo, film plástico, podemos dejar el dorodango hasta el día siguiente, o dos días, incluso eventualmente hasta una semana antes de retomarlo.

Paso 5:
7g Ahora finalizaremos la cápsula. El brillo característico del dorodango se crea mediante la aplicación de una capa muy fina de partículas de tierra, realmente con las partículas de polvo. Para obtener el polvo lo podemos hacer de dos formas, bien bateando con la palma de la mano la tierra, lo cual hará que se nos quede impregnada con la tierra (y levantando una polvareda) o en un recipiente cerrado con un puñado de tierra y agitándolo, lo cual hará que las paredes de este una vez asentado el polvo, estén cubiertas y fácilmente accesibles. Sea como sea lo que haremos es comenzar a frotar ese polvo que recojamos por la superficie de la bola, continuando hasta que la totalidad de la humedad superficial haya sido absorbida por el polvo. Cuando las partículas ya no se adhieran a la superficie ya está lista para el siguiente paso, que es el pulido. Normalmente este paso lleva de 30 minutos a una hora, y la aplicación del polvo debe ser lo más uniforme posible para evitar luego manchas durante el pulido. Cuanto más tiempo hagamos este paso, mejor y más brillante será el resultado.

Paso 6:
8h Dejamos secar la bola unos 20 minutos y procedemos al pulido usando un paño suave, si vemos que todavía hay humedad en la superficie la dejaremos secar más tiempo. Al principio procederemos suavemente, aumentando la presión gradualmente conforme la fricción vaya secando más la superficie de la esfera. Tampoco nos pasemos apretando o acabaremos con nuestro trabajo de horas hecho pedazos. Como en el paso anterior, cuanto más tiempo y dedicación pongamos en este paso, mejor serán los resultados. Ver vídeo.
Y de esta forma ya hemos finalizado nuestro dorodango, del cual podemos sentirnos orgullosos. Una advertencia; puede ser que al día siguiente veamos que nuestra obra maestra está empezando a perder brillo, esto es debido a que la humedad presente en el interior está rompiendo la estructura cristalina de la superficie al escapar. Para reparar esto, usamos de nuevo el polvo y repetimos el paso 6 de nuevo, lo cual creará una segunda capa cristalina que se mantendrá brillante de nuevo. También podemos hacer cualquier forma si nos vemos capaces de ello, no hace falta quedarse con la forma esférica tradicional, y la creatividad no está reñida con la tradición.

10j


La información, referencias, fotografías y textos se han extraído de las siguientes fuentes:


Consejos y notas:
• Dependiendo de la tierra utilizada, la bola quedará de un color más claro o más oscuro.
• Para conseguir la arena fina podemos cribar la tierra con ayuda de una malla o una mosquitera.
• Una vez seca por completo, y pulida, podemos pintarla y decorarla a nuestro gusto.



Chicbytheface ha sacado este artículo de:  haereticus.org y consejos de manulidades.com


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

3 comentarios:

culturafemenina dijo...

Guauuu y se puede lograr que brille asi con todos los pasos que nos das!

Lil Blue dijo...

Pues sí, y lo mejor es que es un elemento decorativo que puedes hacer tu mismo.
Un besito!

Marta dijo...

Me encantan! Muy creativas!

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!